* ¡¡Coño con el euskera!!

Nombre/Izena: Ainhoa Lopez Arregi

Profesión/Lanbidea: enfermera / erizaina

Año de nacimiento/Jaiotza urtea: 1985

Matrícula/Matrikula: 2013

¡¡COÑO CON EL EUSKERA!!

La siguiente historia, cuenta las vivencias de Ainhoa, una recién licenciada en enfermería. Su vida es la vida de una chica normal -algunos la catalogarían como un poco pija-, que trabaja duro y sigue formándose aun habiendo terminado sus estudios universitarios.

Ainhoa nos cuenta, desde un punto de vista personal e informal, esa etapa de su vida, en la que sus amistades y el amor tienen gran relevancia.

 


 

Ainhoa, Bilboko erizaina.

Buff, desde que he dejado la uni, no paro, pero ¡estoy en paro! Que si master de no sé que, que si acreditación por allá, cursillos de habilitación… Mi padre siempre decía que la vida es un continuo examen. Recuerdo esas palabras cuando apenas tenía 12 años y ya empecé a agobiarme por los exámenes. Todavía resuenan esas palabras en mi cabeza y el sentimiento de hastío que me produjeron, ya que, el mero hecho de pensar que esos estresantes exámenes discurrirían a lo largo de mi vida, me produjo desazón. ¡Uf! ¡Toda la vida tendría que examinarme cada 2 meses!! Bueno, la verdad es que los años pasaron y tampoco me ha ido tan mal (el examinarse cada 2 meses era en secundaria, luego, afortunadamente, los exámenes me los fueron poniendo cada más tiempo).

.

Después del instituto estudié enfermería en Leioa (Bizkaia) y no es por presumir, pero conseguí quedar entre las primeras de mi promoción. Así que, los exámenes, aún siendo un reto, con motivación y constancia conseguía centrarme en ellos.

.

Desde la adolescencia pensé que ser enfermera era un buena profesión. Era consciente de que era una gran responsabilidad, pero me gusta tratar con la gente e intentar cuidarla. Además, recuerdo que de pequeña una tía tuvo un problema grave de salud. Los médicos no daban con la solución, pero se me quedó grabado lo bien que le trataban las enfermeras y lo bien que hablaba mi tía de ellas. Es cierto que esa tía era una persona adorable, pero cuando agradecía el trato de sus cuidadoras, sé que era sincero. No sé si lo mío se puede decir que fuese vocacional, pero en cuanto me decanté por enfermería y entré en la facultad, ya no me lo replanteé.

.

Bueno, el asunto es que me encontraba con 23 años y tenía ganas de empezar ya a trabajar. Me hacía ilusión poder ganar un sueldo para pagar mis gastos, sentir que todo eso era gracias a mi esfuerzo. Por lo tanto, después de terminar mis prácticas, estaba colegiada y podía empezar a ejercer mi profesión.

.

Conocía chicas de la facultad que ya trabajaban en diferentes centros. Sin embargo, una amiga me comentó la posibilidad de hacer unas oposiciones para Osakidetza1. Si hacía bien las pruebas podría trabajar en mejores condiciones que en la privada e incluso con mejor sueldo. Así que, empecé a planificar mi futuro; de momento me apuntaría al euskaltegi, ya que sabía que era importante sacar eso de los “perfiles lingüísticos” (exámenes para acreditar un determinado nivel de euskera) para conseguir una plaza lo antes posible…

.

Hasta ahora había ido planificando mis estudios y fui cumpliendo los objetivos que me había planteado. Me gusta controlar las circunstancias y no que las circunstancias me controlen. Sin embargo, en temas de corazón, no siempre puedes planificar, ¿verdad? No puedes pensar: este mes voy a encontrar el chico de mis sueños, que me haga reír y me invite a un viaje romántico este mismo verano.

.

¡Ay, ese campo no es tan sencillo! Hasta el segundo año de carrera había estado saliendo con un chico. Un amor de instituto. Un rollete a los 17 años que se fraguó en una relación más duradera. Pero los últimos 2 años fueron mas bien… tormentosos. Él, con 22, tenía ganas de conocer más chicas. Lo empecé a notar cuando quedaba más y más con sus amigotes de Barakaldo -cerca de Bilbao-. Tenía amigos que yo llamo “chonis” y “canis”… ¡menudos balas! Yo creo que él se dejó contagiar por ese “chonismo” -he de admitir que yo al principio no ponía ninguna pega, e incluso creo que eso me atraía un poco-. Algunos de sus amigos eran gallitos, proyectos de “Cristiano Ronaldo” (con toda su chulería pero sin todo su glamour), auténticos “wannabes”2. En fin, todo aquello se acabó cuando me enteré que se fue con otra chica… ¡por segunda vez!

.

Ahora yo estaba libre y sin compromiso. Libre y feliz cual cantarín pajarín. Pero a la vez, sentía algo en mi interior. Volvía a sentir la necesidad de alguien que se preocupase de mí que no fuese mi santa amatxu. Yo creo que volvía a estar en “celo”. Sí, ya se que suena un poco “basto”, pero la llamada del amor, sexo o lo que fuera empezaba a llamar a la puerta. Y yo, no podía planificar mi futura pareja. Vaya, con todo lo que me gusta planificar… ¿¿Será porque las chicas somos generalmente más ordenadas??

.

Lo mejor es no pensar demasiado en estas cosas. Ya surgirán. “Go with the flow3”, como diría aquel. Sí, definitivamente, ciertas cosas son demasiado difíciles de planificar, por desgracia o por fortuna.

.

————————————————————

Amaia y Lorena

Amaia y Lorena eran dos amigas del instituto con las que estaba muy hermanada. Habíamos empezado a salir con 14 años. Recuerdo que me sentía aliviada pudiendo contar los problemas de casa (discusiones de adolescentes, la verdad) entre nosotras, sin que mis padres o ningún profesor estuviese en medio. Para mí fue un gran cambio en mi mundo. Era como salir del paraguas protector de casa. Aunque ahora sé y siento que mi ama siempre buscaba lo mejor para mí, en la época de adolescente, no entendía que no me dejase hacer ciertas cosas. Sobre todo si mis amigas lo hacían o sus propios padres les permitían.

.

Esa tarde Amaia, Lorena y yo hablamos por el chat y quedamos para salir el sábado de parranda. Fuimos un ratito por la zona de bares en la calle Pozas (calle céntrica de Bilbao, que suele estar animada con gente, desde adolescentes hasta mayores) mientras daban un partido del Athletic. A mi el fútbol no me interesaba demasiado, pero arrastra a mucha gente y al final acaba influyéndote. Sobre todo si pretendes ir a sitios animados y bulliciosos de gente.

.

Me gusta ir por esa zona, porque siempre encuentras gente conocida con la que hablar. La gente suele estar dentro y fuera de los locales tomándose algo.

————————————————————

Primer día de clase.

Bueno, pues tras disfrutar del veranito tocaba incorporarse al “curso” en octubre. El verano había sido fenomenal: playita -Sopelana, Plentzia, Castro… especialmente-, fiestas -de los pueblos principalmente- y un par de viajes; uno con la familia a Roma y otro con la cuadrilla -los mencionados anteriormente Lorena, Amaia, más Jon y otro par de chicas- a Oporto, parándonos en pueblos de mis amigas, en Salamanca y Burgos.

.

La verdad es que nos lo pasamos muy bien. Hicimos muchas cosas. Lorena y Ane -una de la cuadrilla- estaban ennoviadas y el resto estabamos libres y sin compromiso. Amaia, Jon y Sara habían tenido sus rollitos, pero nada serio de más de una semana. Yo prácticamente hice lo mismo; disfrutar y no preocuparme. Aunque como ya he dicho antes, ahora ya sentía otras “necesidades”. No sé, teniendo que ponerme a estudiar de nuevo y con la llegada de octubre me entraba un poco de agobio. Bueno, pero no me sentía para nada triste, ¡eh! ¡No tenía tiempo para eso! Jeje.

1Osakidetza= Servicio Vasco de Salud público en la Comunidad Autónoma Vasca.

2Wannabe: del ingés “want-to -be”, es decir, querer ser algo, pero no necesariamente conseguirlo.

3Go with the flow: que discurra por sí solo, con la corriente.

 

 

 

CONTINUA en el libro “CLAVES DEL B1. BASE DE B2 Y C1″…


 

Istorio honen protagonistak ikasle-profil jakin bat du (Ainhoarena, titulu bat lortu behar duen erizainarena), baina ikasle askoren ibilbidearen nolabaiteko islada izan nahi du. Ikasle askoren gora beherak nola edo hala hemen adierazita agertuko dira.

Gaztelaniaz idatzita dago, baina gutxinaka euskara gero eta gehiago azaltzen joango da. Erizaina, euskararen munduan/burbuilan barneratzen doan heinean, pentsaera eta ikuspegi ezberdin bat deskubrituko du. Baita maitasuna ere. Hasieran, mundu honek harrituko du eta egonezina sorraraziko dio. Desmotibazioa eta gorrotoa ere azaleratuko dira, baina gutxinaka-gutxinaka, gorrotoa moldatzen joango da. Ezinegona ez da erabat desagertuko, baina errespetua eta begirunea ere azalduko da bere begietan eta pentsamoldean. Mutil baten maitasunak eta esperientzia berezi askok zerikusi handia izango dute.

Kutsidazu bidea, Ixabel eleberria inspirazio iturri, istorio hau beste testuinguru eta modu batean garatuko da. Coño con el euskera!!-ko idazlearen beraren eta ikasleen esperientziaz hornitu eta elikatuko da. Azken finean, euskara irakasteak, lanaz haratago, esperientzia aberasgarria izateaz gain, harreman interpertsonal ugari eskaintzen ditu.

Era berean, istorio hau idaztera bultzatu gaituena, zera izan da; ikasle askok  euskara ikastean sentitzen duen etsipenak  eta haiek “behartuta” daudela aldarrikatzeak. Modu erakargarrian, euren esperientzia propioarekin erreflejatuak sentituko dira. Ikusiko dute, euren etsipena beste batzuek pairatzen dutela, baina sufrimendu hori desdramatizatuko da. Euskara ikastea ez baita soilik gramatika ikastea, baita kultura, gizarte, ikuspegi, musika, pentsaera… deskubritzea ere, bai eta pertsona ezagutzeko aukera, nola momentu dibertigarri ugariz gozatzeko parada.

Tresna-barrara saltatu